Porque no se trata solo de creer “algo” bueno ó agradable

Hebreos 11:6 Nueva Traducción Viviente (NTV) De hecho, sin fe es imposible agradar a Dios. Todo el que desee acercarse a Dios debe creer que él existe y que él recompensa a los que lo buscan con sinceridad.

En ocasiones en nuestra fe, lo que falla es el dimensionar la diferencia entre Dios y nuestros problemas y/ó peticiones, pues sucede que pareciera que en muchas ocasiones vamos con problemas y peticiones grandes delante de un dios pequeño y no delante del Dios todopoderoso del cual habla la Biblia.

 

Sabe, en muchas ocasiones las personas se acercan a mi y suelen decirme “tenemos el mismo Dios” y con esto hacen referencia a que el Dios de las diferentes religiones “cristianas” (que creen en Cristo) es el mismo, pero sabe, yo difiero de este comentario, e incluso creo que dentro de la misma “religión” las personas tienen diferentes dioses, pues viven y se comportan de acuerdo a la versión que más les acomoda de ese dios, sin importar si es cierto lo que creen ó la opinión que tenga el dios en el que dicen creer.

 

Note que hago una marcada diferencia entre el Dios de la Biblia y los dioses en los que las personas deciden creer, por ejemplo hay personas que aseguran que su dios es alguien que se va amoldando a los tiempos y que va aceptando e incluyendo las maneras de vivir que surgen día a día, y lo tratan de enmarcar todo dentro del “amor” que dicen creer que él representa, siendo que el Dios de la Biblia nos dice que Él fue, es y será siempre el mismo y que no tiene porqué cambiar (Hebreos 13:8), de modo que nuestro beneficio está en la constancia y no en la flexibilidad del Dios de la Biblia, y su intención sigue siendo que seamos siempre santos y no “buenos” según el entendimiento popular.

 

Es por eso que discuto tanto acerca de la fe y siempre lo aclaro, no se puede tener fe si no se conoce la palabra, pues el que dice amar a Dios pero desconoce la palabra se engaña a sí mismo, pues cree en la fantasía de un dios bonachón y no entiende la bondad y el amor interminable de Dios.

 

Cuando entendemos el amor de Dios, nos damos cuenta que Dios no es tolerante, sino Dios es paciente, y existe una marcada diferencia entre ambos términos, tolerante significa aguantar una situación incómoda, ya sea por amor, por lástima ó qué se yo, siendo que la paciencia tiene que ver con la certeza de algo que se espera y la capacidad de permanecer hasta que suceda, y eso es lo que caracteriza a Dios, su paciencia, Él tiene bien claro lo que espera de nosotros y permanecerá ahí hasta que se cumpla lo que la Biblia dice acerca de nosotros y seamos perfeccionados a la altura del varón perfecto, es decir hasta que seamos como Yeshúa (Jesús) mismo, y no menos.

 

Es justo ahí donde empieza nuestra fe, donde dejamos de creer que Dios está ahí para nosotros y agradarnos y empezamos a entender que debemos de subirnos al plan que Dios tiene para nosotros y que empezaremos a ser perfeccionados paso a paso hasta que lo que sabemos de Dios nos rija y nos gobierne por encima de lo que pensamos y sentimos y será entonces que recibiremos el galardón de Dios y no solo favores esporádicos y dispersos, le hace sentido lo que le digo?

 

Nadie que no crea la palabra de Dios puede agradar a Dios, pues es como si le contara mentiras acerca de sí mismo a Dios en su propia cara, cuando digo esto recuerdo una ocasión en la que tenía una relación amorosa con una chica que vivía en otra ciudad, nos conocíamos más por Facebook que en persona y ella cada vez que yo reaccionaba muy a mi estilo personal me decía “no René, tú no eres así”, a lo que no podía hacer más que reír a carcajadas, pues me daba cuenta que ella tenía una idea de mi que se había hecho de lo que veía en las redes sociales, pero evidentemente no tenía idea de quien era y como se imaginará, la relación terminó cuando mi carácter dominó por encima de su idea de quien yo era y créame, no hablamos de temas de carácter serios, sino detalles cotidianos y de lo más sencillos.

 

Es por eso que me sorprende tanto cuando las personas suelen decir “es que Dios no me escucha” ó “Dios está enojado conmigo”, pues pareciera que hablan más con acerca de una galleta de la suerte que de el Dios Todopoderoso y grande en misericordia de la Biblia, pareciera que hablan de un dios voluble y no del Dios omnisciente que sabe lo que haremos y  está dispuesto a esperar a que le veamos tal como es y sin darse cuenta se pierden de sus beneficios y de su asombrosa personalidad!

 

Por eso me encanta la cita de hoy, me gusta cómo Dios deja en claro que la única manera de agradarle a Él es creyendo en Él y esto solo sucede por medio del conocimiento de la palabra y la práctica de la intimidad, ojo!, no dije oración, dije intimidad y en esta no tiene cabida ni la opinión de nadie, ni las excusas de porqué vivimos de la manera que lo hacemos, sólo tenemos cabida cada uno de nosotros y el Dios de la Biblia, ni siquiera nuestros problemas tienen cabida en la intimidad.

 

Y es justo por eso que Dios galardona a quienes le creen, pues hay una recompensa por creer en Él y dejar a un lado quienes somos en la tierra, para presentarnos delante de Él no como somos y como estamos, sino de acuerdo a su imagen y semejanza, lo había pensado?